4 de mayo de 2008

10 deseos con uñas.


Ayer vi a uno de mis primeros ex después de siglos enteros sin saber de él. El caso es que noté que cuando me vió huyó. Supongo que fue a causa de la tónica que se genera cuando acabas de mal rollo con alguien, es algo así como que te vuelves invisible y etéreo a los ojos del otro..., o quizá es que estaba más calvo y gordo que hace 5 años y no quiso que lo viera. Quizá es que me odia. Yo qué sé.

Me apenó no poder acercarme y preguntarle "¿Qué tal te va la vida, Alberto?"... Cierto es que se portó conmigo como un auténtico gilipollas, pero eso fue hace mucho... Siempre he tenido la espinita clavada de follármelo hasta los ojos. No se dio la oportunidad, pero me sacaría la espinita de la bragueta y se la clavaría a él.

A veces me doy cuenta de que somos deseos andantes. Y no, señores, no son los pies lo que nos hacen andar sino los deseos que logran camuflarse y disfrazarse de dedos... Ellos son los responsable de que vayamos avanzando poco a poco. Paso a paso.

¿No os queman los dedos de los pies?, ¿no os arden los deseos?, ¿no pensáis nunca que podéis dar un paso en falso por culpa de los deseos?. Y lo peor es que ahora en verano suelen ir más al aire y cuando miro hacia abajo los veo ahí..., recordándome deseos insatisfechos por lo bajini.

Qué pena y qué alegría que sólo podamos tener diez.

Paradójico.



4 comentarios:

38 grados dijo...

Por eso, Toshiaki, los pies van por delante de la cabeza...porque nos llevan ventaja con respecto a nuestros pensamientos.
Por eso me gusta tanto que me hagan reflexología podal, porque es un bálsamo para mis deseos.

Un saludo gradual

La Semana Fantástica dijo...

Uhum... a partir de ahora miraré mis dedos de otra manera. Pero si tu imagen es cierta, me temo que necesito más de 10.
En lo que coincido plenamente es en lo de sacarte la espinita de la bragueta... jajaja

Toshiaki dijo...

Pues sí, 38 grados, los deseos van siempre por delante. Nos marcan el ritmo. Nos guían. Nos empujan,

Ampliemos a los de las manos y tendremos 20, semana fantástica, no? Y la bragueta..., ay la bragueta!

Saludos a los dos y gracias por pasaros por aquí, chicos.

Pi dijo...

Heyy! se te echaba de menos!
... deseos andantes, somos deseos andantes, ¿y cuando se te cruzan esos deseos en el momento menos indicado...? ayyy
ayyy, esas espinitas! ups!