27 de diciembre de 2009

Relaciones Sudoku.


Soy un hombre Sudoku, lo sé. Y no, no me refiero a que sea complicado de descifrar (que también), sino más bien a que soy algo parecido a un pasatiempos para una persona que, intuyo, sigue medio colgado de su ex, pero que mientras tanto va probando diferentes cuadernos de sopa de letras, autodefinidos, etc. Soy consciente. Soy Sudoku.

Vale, todo ésto son hipótesis, pero ultimamente me equivoco tan poco con mis especulaciones que me doy hasta miedo.

Y sí, yo dejo voluntariamente que rellene los huecos de mi autodefinido y que rellene otros huecos también, pero no puedo dejar de sentirme mal aún sabiendo que él representa para mí lo mismo que yo represento para él; otro Sudoku, porque no me cabe duda que con él no llegaría ni a la vuelta de la esquina. Y aún siendo consciente de todo esto no puedo quedarme tranquilo, porque me conozco, porque soy capaz de acomodarme hasta que el otro diga "Oye, ahí te quedas, voy a rellenar lo que me quedé a medio escribir con mi ex", lo cual sólo supondría un golpe para mi ego y para mis necesidades afectivas y sexuales que otra vez están fuera de la caja de Pandora, que no es poco...

Alguien me dijo un día que no hay que intentar comprender a la gente, si no que con soportarla ya es suficiente. Y qué razón tenía... Así que me debato con sacarle el tema al chaval éste, en plan buen rollo, o callarme y seguir siendo un Sudoku andante (o supuesto Sudoku, que ya digo que todo son hipótesis), continuar quedando con él, mirarnos las tapas, abrirnos, jugar con los bolis, escribir anécdotas, reirnos, intentar descifrar interrogaciones y borrarnos el cerito.

Complicaciones, coño. Complicaciones.

7 comentarios:

Música dijo...

yo no se lo diría, ni en plan coña, tu ya lo sabes y cari, hasta que aparezca un buen caldo de cocido no está mal entretenerse con las sopitas de sobre ;-), eso no quiere decir que nos de miedo el tambaleo de nuestras emociones...pero reconozcamos que cuando no tenemos sopa de sobre a la vista nos aburrimos muchísimo.

Toshiaki dijo...

Ya, he decidido que no voy a decir nada de nada! Y mientras que no haya paella me conformaré con arroz tres delicias (nunca con arroz de microondas, eso sí que no). No sé, lo mismo me sorprendo..., pero no creo.

Es todo un experimento, Música. Estoy experimentando, creo, por primera vez en mi vida. Al menos en cuanto a éste tema se refiere... Ya veremos a ver!

Música dijo...

seguro que sacas algo en claro de toda esta experiencia Toshi y no pienses en tener que llegar a ninguna parte, es el camino lo que cuenta y que viva el arroz tres delicias con hambre!

Toshiaki dijo...

Creo que estoy sacando en claro que no estoy hecho para las relaciones Sudoku,ni siquiera para el arroz tres delicias con hambre. Uno se lo pasa bien, pero luego la máquina de la cabeza (la de arriba) sigue funcionando!

En fin, hay que asumir lo que uno es.

Música dijo...

eso está claro, que la cabeza no para ni a la de tres, pero volveremos a caer, tb está bien asumir eso

Loco dijo...

Al menos consuelate de que tienes un Sudoku que hacer, aunque se quede a medias.
Yo ya hace demasiado que no relleno ni una casilla.

Feliz Año y que este 2010 nos traiga el Sudoku definitivo.

Pi dijo...

Pues yo estoy con Música y con el Loco: menos mal tienes sopita de sobre para consolarte!!! jejejej.

Un abrazo grande, Toshi, espero que te haya ido bien en estas fiestas, yo estoy intentando desengancharme un poquito del ordenador... Pero sucumbiré, como a todos los vicios...

Un beso!!!