24 de septiembre de 2009

Trozos de mí.


No tengo culo... De un tiempo a estar parte mi culo es casi tan inexistente como mi confianza en encontrar a alguien que sepa lo que quiere. Lo dicho, no tengo culo ni confianza en ello. Como tener tiene solución; engordar, por una parte, y dejar de esperar nada de nadie.

Soy psicólogo especializado en selección de persona y, sin embargo, en mi vida sentimental hago las peores selecciones habidas y por haber. Las entrevistas dictadas por el corazón me salen fatal, soy un desastre eligiendo el candidato adecuado. También hay que decir que la base de datos donde busco es una puta mierda, pero aún así debería dedicarme a otra cosa.

De un tiempo a esta parte me gustan los días lluviosos (cuando antes los odiaba), y abrazo una estrella naranja al irme a dormir (cosa que nunca había hecho). Me pregunto por qué mientras meo y me acaricio la espalda, que, por cierto, es algo que hago desde siempre.

Un día un amigo me dijo que yo debería haber vivido en la época victoriana, lo cual me hizo reflexionar sobre la veracidad de tal afirmación... Aún no he llegado a ninguna conclusión, pero sé que no estoy hecho para la vida moderna gay. Seguro que antes construyo una máquina del tiempo que encuentro alguien que me haga cambiar de opinión, así que mejor me pongo una peluca blanca y me pinto un lunar en la cara.

Una vez encontré a alguien con un olor que rimaba. Empezó oliendo a nectarina y terminó oliendo a naftalina. Así que opté por meterlo dentro del armario para que ahuyentara las polillas de mis recuerdos. Allí está mucho mejor.


4 comentarios:

Música dijo...

como te entiendo..., yo soy técnico en Salud y me dedico a la búsqueda de recursos y a generar nuevas formas de trabajo entre varias instituciones, no se me da mal encontrar lo mejor para cada cual pero a la hora de encontrar en mi vida personal algo para mí...no se me da bien...
Una vez encontré tb alguien que olía parecido a mí,pero ya ni para el armario, lo eché al mar y llegó al otro lado del mundo y espero que se quede allí para siempre. Luego encuentro pero no se dan cuenta...y otra vez el sufrimiento. Preciosa canción Toshi. Un besazo

Loco dijo...

Pues a ver si esto te levanta el ánimo.

¡¡Guapo!!

Toshiaki dijo...

Música, lo mismo no es cuestión de olores y estamos equivocados! En fin, no sé, no me planteo nada de eso ahora mismo. Sé que volveré a tropezar y me haré daño en las rodillas, pero ahí tengo el betadine preparado, no?

jajaja, Loco, muchas gracias! :) Ánimo levantado!

Música dijo...

claro! el betadine y el trombocid que no falte, yo pienso seguir tropezando y estrellándome de vez en cuando, total, el peor sentimiento es el no sentido.
Eres divino querido, y nunca te gustarán las rosas sin espinas...las cabras tiramos pa el monte que da gusto.
besazo!