4 de octubre de 2011

Sacando de paseo a mi mascota.


A veces se me sale el corazón de sitio. Entonces voy y juego con él un rato (me lo pongo encima de la nariz para que gire un poco), y, así, al menos se entretiene. Luego vuelve a su sitio, quietecito, como si nada...

4 comentarios:

Loco dijo...

Pues mientras que seas tú el que juega con él todo va bien.

Y parafraseando a alguien que me sé yo:
'Te metía de to menos miedo!!!!!!!'
(te lo debía y me lo has puesto a huevo)

Toshiaki dijo...

A ti te dejo, Loco. A ti te DE-JO! jajaja

Y tienes razón, soy sólo yo el que juega con él. No dejo que lo toquen tan fácilmente..., el corazón, digo.

:)

Besacos.

Loco dijo...

¡ay!, que me deja que me deja...

Si empezamos con el tonteo esto no sé como puede acabar.

RENATO VIDAL S. dijo...

es la alegoria de la vida, la gran jugada no perderlo, eso es imposible, saludos, buen blog.