5 de enero de 2014

Los engranajes del silencio.


¿Con qué animal te sientes representado?, yo con el silencio...., el máximo depredador que existe. Te atenaza por la espalda, te invade por dentro agarrándose fuerte, se adhiere a las paredes de tu traquea y no te deja hablar, se cuelga de tus genitales haciéndote cosquillas en el perineo mientras notas como, poco a poco, se te va metiendo por el culo y, al final, invade todo tu interior en una especie de caminata espectral.

El silencio se acerca a un grupo grande como un león a una manada de gacelas, casi imperceptible, mayormente etéreo... Notas como la gente habla, parlotea, charla, dice incongruencias, pero tú, sin embargo, sólo escuchas silencio, como si las palabras se suicidaran cuando llegan a la punta de la lengua. Palabras sin significado se tiran al vacío porque de eso mismo están rellenas..., de vacío. Y caen. Y se estrellan. Y tú las miras sin poder hacer nada tomándote un cubata de silencio que sabes que te va a sentar fatal, pero ahí estás, tragándotelo.

Llegas a casa y te masturbas. Notas como el silencio abre la boca y te la mama lentamente pasando su lengua por tu prepucio mientras te agarras a la cama para no salir volando y, al final, cuando no puedes más te corres, y de la punta de tu polla sale silencio..., un silencio espeso que se dispara y se dispersa por todo el aire de tu alrededor y que, paradójicamente, acabas respirando de nuevo... Inevitablemente acaba dentro de ti... Inevitablemente acabas, una vez más, engullendo otro bucle más de la vida.

2 comentarios:

grande dijo...

grande

Loco dijo...

Semos muchos los que tenemos el silencio como animal de compañía.