1 de junio de 2008

Acidez de domingo.



Vas y andas.

Vas y te caes.

Vas y te levantas.

Vas y no ves muy bien hacia dónde vas.

Te asomas al balcón y notas que tu espacio no está mordido por nadie ni por nada, sólo notas el humo que sale de tu garganta y que se te enrrosca entre las pestañas.

No es bueno comparar las relaciones..., y menos las relaciones que están en los primeros momentos dónde todo es fogosidad y hormonas alteradas.

Él no entiende que con el tiempo eso se diluye y ganas otras cosas. Otras cosas que no se tienen al principio. Otras cosas que pesan más que el sexo o la pasión..., al menos para mí.

Y no puedo hacerle entender. Y no puedo hacerle el amor como hace 6 años porque ahora le hago el amor de otra manera, como cada vez que le miro o me siento a su lado o le veo cocinar o le oigo cantar o me duermo en su hombro o en su lado de la cama cuando él no está. Así le hago el amor.

¿Es tan difícil de entender?

4 comentarios:

38 grados dijo...

Todo. Absolutamente todo CAMBIA.
Y no podemos hacer nada para evitarlo, tan solo amoldarnos.
Lo que pasa es que a muchas personas les cuesta aceptar que las cosas fluyan y evolucionan.
Date tiempo, dale tiempo, y continuad haciendo el amor, toshiaki.
un abrazo

KUKA dijo...

En esta vida o te amoldas o terminas por perecer. Me gustó el relato.

La Semana Fantástica dijo...

desde fuera se entienden las cosas taaaan bien... desde dentro no tanto. y depende de qué lado mires, claro.

Ofú.

Pi dijo...

Me permito responder a tu pregunta: Parece que sí.