15 de diciembre de 2011

La culpa fue de Gus.


Me comió la polla en la butaca de atrás de aquel cine y también mientras escuchábamos a la Pantoja de fondo. Fue algo extraño y no precisamente en ese orden ni en el mismo momento, así que va ser que mejor me explique.

Hace tiempo que quedo con la gente como si comiera pipas. Atrás quedaron esos momentos de tensión, nervios e incertidumbre por lo que te ibas o podías encontrar. Ahora es todo más automático, como cuando despegas la etiqueta de cualquier botella y sabes que, seguramente, no se despegue del todo, sino que quedará ese papel blanco pegado que lo afea todo. Pues igual.

Tengo por norma no follar en la primera cita pero, ¿por qué no en la segundo si te cae bien y te da morbo? El caso es que no era la idea que llevaba en la cabeza pero, por si acaso, me puse unos calzonillos monos (contradicciones de la vida). Después de cenar una pizza donde los cuatros quesos era más bien uno y medio, la peli de Gus Van Sant se hizo tan aburrida que acabé desabotonándome los pantalones y bajándomelos a la altura de los testículos (tras unas besos y unas caricias, claro, que no soy tan suelto). Habría estado bien que me hubiera cogido la polla entre sus calientes manos, la hubiera acercado a su boca y dijera: Fin de trayecto. Y entonces la dignidad habría salido de mi uretra y bajado lentamente las escaleras del cine con miedo a tropezarse, sin embargo sólo aproximó su boca a mi prepucio y se lo tragó una y otra vez hasta que la hizo suya, toda entera, resbalando en su paladar como quien baja una montaña escarpada, con cuidado, meticulosidad y ansías por llegar abajo.

Lo siento, Gus Van Sant, pero si hubieras hecho una peli más entretenida estas cosas no me pasarían...

4 comentarios:

Loco dijo...

Jjajajaja, chiquillo no vayas dejando pistas de este calibre o todo el mundo te llevará al cine a ver pelis aburridas.

Un beso niño.

Toshiaki dijo...

jaaja, sabes? Cuándo he escrito el post he pensando: "Madre mía, qué imagen que doy, no?", pero por otra parte me da un poco igual. Creo que somos duales, y puedo ser el más ñoño y romántico del mundo y, mira tú, un poco "Gus van Sant" también jajaja

En fin. Cuándo vamos al cine? jajajaja

;)

Loco dijo...

Jajajja.

No me tientes, no me tientes...

D.I. dijo...

En adelante, a cualquier experiencia morbosa la llamaré "Hacer un Gus Van Sant" xD